Eran dos mujeres, madre e hija posiblemente. Estaba cobrándole a la hija cuando la otra me pregunta:

-¿Tienen el libro de Fariña?

-Ese libro no se puede vender en estos momentos por secuestro judicial- le dije.

Ella se quedo pensativa unos segundos y me dijo.

-Pero creo que hay un Fariña bueno y uno malo. -me quedé perplejo mirando a la señora y añadió-Deben de estar escritos por distintas personas. La hija le miró a la cara, luego me miró a mi y no hizo ningún comentario.

Yo tampoco.

0
Deja una Respuesta