El anciano, un cliente desconocido, apoyado en su bastón se acerca a mi compañera Milady y le pide un libro concreto el cual ella localiza al instante.

-¡¡Gracias señorita!! Llevo días buscando este libro ¡¡¡Que contento estoy!!! Voy a darle un abrazo- se acerca con un brazo levantado y la otra mano en el bastón mientras ella recula, pues el viejo se le echa literalmente encima.

Las anécdotas escritas en azul son recuperadas del antiguo blog CHORRADAS. blogspot; esta había sido publicada en septiembre del 2007, hace poco más de 3 años de eso; aún quedan varias docenas de anécdotas que pienso reeditar en este blog

0
7 Respuestas a “¡¡¡Que contento estoy!!!”
  1. alijodos dice:

    muy gracioso amigo…estoy de vuelta…un abrazo…

    0
  2. Toupeiro dice:

    alijodos, me alegra verte por aquí de nuevo.
    :welcome:

    0
  3. Franziska dice:

    Es que los abuelos estamos tan hechos para abrazar nietos que se nos hacen «los dedos huéspedes» pero claro, ser «nieto/a improvisado» causa alguna sorpresa o algunos sustos: es inevitable.

    0
  4. Toupeiro dice:

    Mejor un abrazo que una colleja.
    :mrgreen:

    0
  5. Chela dice:

    Si todos los clientes se dispusieran a dar un abrazo a la amable Milady habría que poner recargo en el precio de los libros, y además hacerle un seguro especial de accidentes por el riesgo de los clientes con bastón.

    😆 😆

    :kiss:

    0
  6. Toupeiro dice:

    Chela, mejor un abrazo que un bastonazo que no sería el primero que se le han ido las manos: un jefe que tuve aquí durante muchos años y que desde hace poco más de una década reside a mitad de camino entre mi domicilio y el tuyo; sufrió en su rostro dos leves caricias :hammer: :hammer: (bofetadas) de un cliente «especial».

    0
  7. Anónimo dice:

    😆 😆 :takes: :drunk: :header: :hands: 😥 :leer: :flamethrower:

    0
  8.  
Deja una Respuesta