A primera vista no parece gran cosa, hemos hecho medias mucho mayores otras veces, en tramos llanos de carretera, algunas veces superiores a los 35 km hora, entre Baiona y A Guarda. Pero no es lo mismo, esta de ayer es la media de toda la etapa, incluidos esos momentos de agradable charla con los amigos, el suave calentamiento, la llegada a casa con cuesta incluida de un kilómetro en la que subimos lentos, tranquilos, doloridos y relajados intercambiando las vivencias de la dura salida ya casi finalizada. Dura la hemos hecho nosotros, pues hoy no había puertos.

Teniendo en cuenta todo esto y que en lo que va de año no he acumulado ni siquiera 2.000 km de carretera, mas unas pocas horas de BTT y unos cuantos kilómetros de ciclismo urbano más bien a ritmo de paseo ha sido una buena media. Además el viento no nos ha ayudado pues ha sido un viaje de ida y vuelta por la misma carretera. De Baiona hacia A Guarda hemos enlazado por un grupo de unas veinte unidades compuesto mayormente por el club Rias Baixas, me ha costado horrores seguirlos y he llegado a A Guarda ligeramente descolgado. La vuelta la hicimos con los de Rodovigo, me quedé descolgado en un repecho a mitad de camino y he ido perdiendo distancia hasta perderlos de vista. Ayer he tenido más fuerza en la cabeza que en las piernas. La foto la tome en Baiona una tarde de niebla. La única relación que tiene con este post es el haber pasado por ahí dos veces durante el recorrido como muchos otros domingos y algunos días de semana. Me gusta ilustrar los post con alguna foto y no tenía a mano una mas apropiada.

Deja una Respuesta