Desde febrero no había vuelto a correr; una pequeña lesión me dejo sin ganas de hacerlo. Hace tiempo que quería empezar pero me faltaba decidirme cuando debido a una mezcla de miedo -a las lesiones- y pereza.

La primera salida fue el martes: poco más de 20 minutos hasta la carrasca. Paré 1 minuto a estirar las piernas y vuelta a casa. El ritmo bastante vivo para ser el primer día.

Hoy repetí. Las piernas estaban más pesadas que anteayer. El ritmo más vivo. Disfruté de las sensaciones a pesar de la fina lluvia. Mis rodillas de mantequilla no se quejan, por ahora.

Archivo correr:

En este blog. Click.

En el que ahora solo hablo de «libros». Click.

Deja una Respuesta