Archivo de la Categoría “Regalos”

La anécdota en si es bastante curiosa, mucho más teniendo en cuenta que es la segunda vez que me ocurre algo muy parecido en un corto espacio de tiempo. Se dirige a mí una señora preguntando por los libros de Benítez, la acompaño a la zona en cuestión y la dejo viendo a su aire. Me voy a caja porque había dos personas esperando a pagar sus compras. Le cobro a una de ellas los ejemplares 7 y 9 de la obra «Caballo de Troya» de  Juan José Benítez, autor super ventas hace unos cuantos años, pero que ya no es lo que era, por eso me extrañó la coincidencia. Cobro los libros y los meto en una bolsa y ¡ATENCIÓN! llega a caja la clienta anterior, traía en la mano el numero 8 de «Caballo de Troya» . Hola María (nombre imaginario) ¡qué coincidencia! ¡vaya sorpresa! ¿qué haces tu aquí? -le dice a la otra señora a la que le acabo de cobrar.  

-Pues me acabas de pillar, venía a comprar una cosa para ti.

-Jajaja, pues yo venía a comprar algo para ti, también, jajaja.

Estuvieron un rato hablando, yo estaba pendiente y creo que una señora no se enteró que la otra te disponía a pagar el octavo tomo de la obra de Benítez que, es evidente se la iba a regalar. La otra tampoco llego a tiempo de ver que libros había metido yo en la bolsa que se llevó su amiga.

Se ve que tienen feeling.

 

Anécdota relacionada: CURIOSA COINCIDENCIA

 

Comments 1 Comentario »

Eran casi las nueve de  una tarde de un  viernes de primeros de julio. Una de mis compañeras más veteranas (Donna León es su alias)  estaba cobrando un libro a una chica. Yo estaba en la caja de al lado, a menos de dos metros, vi a su clienta dedicando el libro que iba a ser empaquetado para regalo.  Yo también estaba cobrando un libro, también era para regalo; mi clienta me pidió una tarjeta para dedicar el libro. Mi mirada estaba fija en la pantalla del terminal de cobro. De repente escucho un grito femenino, como de sorpresa. Otro a continuación de la chica que estaba atendiendo yo, sonrojada,  ¿Tú? ¿Pero qué haces aquí, pero como se te ocurre venir aquí hoy a comprar un libro para regalarme?

Sí, es lo que estás pensando, una curiosa coincidencia.  Me lo confirmó  el acompañante de una de las dos chicas, el marido supongo, mientras ellas se apartaron un poco hacia una esquina entre risas y parloteos.

El mismo día y a la misma hora, en el mismo sitio, el mismo regalo, un libro (aunque no el mismo título) ya se los entregaron allí mismo la una a la otra y viceversa.  Estaban a menos de dos metros una de espaldas a la otra sin darse cuenta hasta que se reconocieron por la voz.

La foto la he «robado» aquí.

Comments 3 Comentarios »