Más de tres decenios despachando a la gente me habían hecho creer, más de una vez, que ya vi de todo. Pues no, gran equivocación. Esto que relato a continuación es la primera vez.

En la terminal caja de cobro más cercano a donde me encontraba yo  escuché a una señora discutir con mi jefe. Me acerqué a poner antena, al igual  que una de mis compañeras.

-Yo no quiero ningún regalo de ustedes-le decía la mujer a mi jefe.

-No es un regalo, señora, es el precio que tenemos que cobrarle en estos momentos por este artículo.

-Aquí pone  (en la etiqueta) 10 euros, ese es el precio que tiene que cobrarme usted.

-Pero en ese cartel que ve usted pone que todos los libros de bolsillo tienen un 5% de descuento, por lo tanto este libro cuesta 9,50 en estos momentos-replicaba mi jefe con cara de circunstancias. Alucinando, como yo, como todos los que estábamos curioseando, a ver qué pasaba.

-Pero yo quiero que me cobre el precio que vale, no quiero descuentos ni regalos-la señora inalterable y segura de sí mismo, apenas gesticulaba y, no daba síntomas de gran enfado. Yo, desde donde estaba no podía escuchar toda la conversación perfectamente pero casi. Siguieron un buen rato terqueando los dos, hasta que…


la señora se fue con el libro en la mano, ligeramente enfadada, según decía su lenguaje no verbal. No está muy bien de la cabeza, fue lo primero que se me vino a la ídem.

:header:

Al poco tiempo la veo regresar a caja con otro libro, también de formato bolsillo, por lo tanto también rebajado. Ya está montado el lío, pensé yo, hasta cierto punto divertido, desde mi posición apartada. En efecto: siguieron con la misma discusión un buen rato. El número de espectadores crecía.

:hammer:

Al cabo de un buen rato desaparecieron de mi vista y pregunté qué había pasado. Enfilaron escaleras arriba los tres: el libro primero, en mano de mi jefe y detrás la señora, me dijeron.

Me imaginé que se dirigían a SERVICIO DE ATENCIÓN AL CLIENTE  a poner una queja.

Acerté.

Al poco tiempo  bajaron y estuvieron un buen rato charlando al pie de la escalera; esta vez sin tensión alguna, por lo que pude apreciar por sus gestos.

Pasados unos minutos pregunté a mi jefe como había acabado todo.

-Al llegar al S.A.C la señora reculó ligeramente, me contó toda su vida, que habían matado  a su marido, que todo estaba repleto de engaños, que todo era una farsa, publicidad engañosa y un largo etcétera de quejas contra la sociedad. Después de tranquilizarse se llevó cinco libros de bolsillo con su correspondiente descuento-me contó.

Ole por mi jefe y su enorme paciencia.

:clap:

Una Respuesta a “No quiero ningún regalo de ustedes”
  1.  
Deja una Respuesta

:-) :D :( ;) :lol: :-P :takes: :embrace: :dancefast: :worship: :angry: :birdance: :kiss: :welcome: :toast: :clap: :Asleep: :drunk: :header: :hands: :derecha: :shock: :mrgreen: :oops: :hammer: :cyclyng: :adiction: :war: :roll: :cry: :leer: :flamethrower: