Archivo de enero 2015

Veo a lo lejos, desde el otro extremo del departamento la cara de circunstancias de mi compañera. Está en la caja de cobro, enfrente a la pantalla, en una posición un tanto extraña e incomoda. Estira el brazo izquierdo ¡raro! es diestra, intenta coger un libro de la mano de un cliente que está situado al otro lado del mostrador, un tanto alejado. El cliente la mira con cara de sorpresa y Peggy me mira a mí pidiendo auxilio, lo capto en sus ojos.  Me acerco y me dice: -¿Puedes atender a este señor, por favor, que yo no puedo…que me he quedado presa.

No puedo contener la risa en cuanto me percato de la situación, se ha quedado enganchada por el uniforme en el cajón del dinero al cerrar, en la última operación de cobro al cliente anterior, que ya se ha ido. No puede moverse más allá de unos pocos centrimetros.

Inmediatamente reacciono, acerco al cliente a la otra caja para que le cobre otra compañera, puesto que va a pagar con tarjeta y nosotros solo podemos abrir el cajón en cobros en efecctivo y arqueo. Aviso a un jefe que libere a Peggy y nos echamos unas risas. Sobre todo yo.

:lol:

Tengo que confesar que a mí me ha ocurrido varias veces, a lo largo de los años, con la corbata sobre todo, también alguna vez con la americana. Una anécdota con cierto parecido le ocurrió hace años a otra compañera, Myladi. Donde pongo el ojo pongo el tacón.

Comments 1 Comentario »

Este poema atribuido a Mario Benedetti, aunque existen serias dudas de su autoría, siendo muchas las discusiones y debates sobre ello. Por mi parte tiendo a creer que no es de este estupendo autor.  El caso es que  contiene un mensaje  muy interesante. Te invito a   :leer:

 

No te rindas, aun estas a tiempo

de alcanzar y comenzar de nuevo,

aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,

liberar el lastre, retomar el vuelo.

 

No te rindas que la vida es eso,

continuar el viaje,

perseguir tus sueños,

destrabar el tiempo,

correr los escombros y destapar el cielo.

 

No te rindas, por favor no cedas,

aunque el frío queme,

aunque el miedo muerda,

aunque el sol se esconda y se calle el viento,

aun hay fuego en tu alma,

aun hay vida en tus sueños,

porque la vida es tuya y tuyo también el deseo,

porque lo has querido y porque te quiero.

 

Porque existe el vino y el amor, es cierto,

porque no hay heridas que no cure el tiempo,

abrir las puertas quitar los cerrojos,

abandonar las murallas que te protegieron.

 

Vivir la vida y aceptar el reto,

recuperar la risa, ensayar el canto,

bajar la guardia y extender las manos,

desplegar las alas e intentar de nuevo,

celebrar la vida y retomar los cielos,

 

No te rindas por favor no cedas,

aunque el frío queme,

aunque el miedo muerda,

aunque el sol se ponga y se calle el viento,

aun hay fuego en tu alma,

aun hay vida en tus sueños,

porque cada día es un comienzo,

porque esta es la hora y el mejor momento,

porque no estás sola,

porque yo te quiero.

Comments 1 Comentario »