Era el segundo domingo de febrero y podría ser el séptimo domingo consecutivo sin montar en bici. Ya pasaban de las 11 y no paraba de amenazar un gran y frio chubasco, no había quedado con nadie y no me apetecía mojarme, era muy tarde y hacía frio. Aún así reuní las suficientes ganas para disfrazarme de ciclista e ir a “matar el mono” un rato hasta el Monteferro. Uniformado y decidido abrí la puerta de casa dispuesto a salir cuando arreció la lluvia, maldije en voz alta y estuve a punto de pasar de todo y cambiarme de ropa. Esperé un rato a que pasara la nube y me decidí a salir bajo una fina llovizna.

Ya estaba a punto de pisar monte cuando el cielo escupió una tromba de agua que no me pillo apenas gracias al portal cubierto de uno de los chalets más próximos al monte. Fueron muy pocos minutos los que me retuvo, por fin pude hacer un poco el cabra durante una hora y pico, algo es algo, sin ningún percance y casi sin mojarme.

Nada más llegar a casa llena de  barro le di   una ducha y se puso  muy guapa mi cabra.

Deja una Respuesta

:-) :D :( ;) :lol: :-P :takes: :embrace: :dancefast: :worship: :angry: :birdance: :kiss: :welcome: :toast: :clap: :Asleep: :drunk: :header: :hands: :shock: :mrgreen: :oops: :hammer: :ciclyng: :adiction: :war: :roll: :cry: :bicycle: :flamethrower: